viernes, 12 de junio de 2015

Palabras a Papá

     Tres años. Demasiados para no tenerte entre nosotros. Escasos para lograr que te olvide.

   Sólo tres años, una eternidad de distancia. Y tu muerte, que lejos de ser una carga de la cual librarse (¿es el duelo una mochila?) es una ausencia, un vacío que nada ni nadie puede llenar.

   ¿Adónde estás Pa? Te has quedado en mi corazón, pero eso no basta cuando necesito tus palabras, tus consejos, tu abrazo fuerte y apretado, tu rudeza y a la vez tu profundidad, sensibilidad y sabiduría.

   Hace ya tres años. Hoy escribo entre lágrimas porque no estás, aquí no estás. Nos queda tu esencia, todo el amor y pasión que pusiste a cada instante. Ennoblezco tu nombre y te agradezco por todo.

   ¡Gracias Papá!


Victorina

Junio de 2015





2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias!!! Aún así es difícil expresar todo lo que siento (sentimos) por él. Si no se hubiese ido tan pronto ...

      Eliminar